Proyectos CIAT

PROYECTO: MEJORAMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD DEL CULTIVO DE MAIZ CUATRO SUB-REGIONES (NORTE INTEGRADO, VALLES, CHACO Y CHIQUITANIA) DEL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ

RESUMEN DEL PROYECTO

El CIAT retoma junto al Centro de Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y como una contribución institucional desde el año 1998, la introducción, adaptación y validación de nuevos híbridos y variedades con precocidad, tolerancia a sequía y de alta calidad de proteína (QPM). Las variedades de maíz son sinónimo de sostenibilidad para la Seguridad Alimentaria, son materiales genéticos que permiten al agricultor regenerar la semilla anualmente a un bajo costo, considerándose de mayor plasticidad para un sistema de manejo más rústico y por ende con menor uso de insumos. El propósito del proyecto es mantener semilla de variedades comerciales y generar nuevas variedades adaptadas a los efectos del cambio climáticos, garantizando la producción de maíz a nivel de pequeños productores y contribuyendo a la seguridad alimentaria de los bolivianos. Además de trabajar en la validación de tecnología en el manejo integrado del cultivo del cultivo. 15% de la superficie sembrada a nivel departamental, utilizan semilla de variedades de maíz generada por el proyecto.

OBJETIVO GENERAL

Generar y difundir tecnologías a los productores maiceros de las sub-regiones Norte Integrado, Valles, Chaco y Chiquitania del departamento de Santa Cruz, para incrementar su productividad, mejorando sus condiciones socioeconómicas de los productores.

ACTIVIDADES PRINCIPALES

Validación de prácticas agronómicas en el cultivo (densidades, epoca, fertilización y manejo integrado del plagas).
Difusión y promoción de tecnologias generadas y validadas por el proyecto (material génetico y prácticas en el manejo del cultivo) en las diferentes zonas productoras de maiz.
Coordinación transversal con proyectos, Suelos, MIC y Investigación Regional para la validación y difusón de tecnologias generadas por el proyecto."

RESULTADOS DEL PROYECTO DE LA GESTIÓN 2021

  • Mantenimiento y multiplicación de semilla de fundación y genética de 3 variedades comerciales: Chiriguano-36; Guapurú-9536 y Chane-31.
  • Descripción varietal de un híbrido promisorio, 2 líneas parentales para el registro e inscripción ante entidades correspondientes Semilla, para su liberación a nivel comercial.
  • Evaluación de densidades de siembra y fertilización en dos cultivares de maíz en dos localidades.

La fertilización se debe realizar al momento de la siembra y/o a los 25 días después de la siembra. Se debe aplicar el fertilizante a una distancia de 5 a 10 cm. de la planta y si el terreno está en pendiente debe colocarse a lado de arriba. Si el fertilizante se coloca cerca de la planta puede ocasionar quemaduras y si se coloca muy distante no será aprovechado por las raíces de la planta. Si se aplica en la superficie del suelo y no se tapa o incorpora se evaporará. Recuerde, el fertilizante los deberá de aplicar estando el suelo húmedo e incorporarlo.

Realizar la cosecha cuando el maíz ya está bien seco, pero sin dejarlo en el campo mucho tiempo. De esa manera se evita que se pierda parte de la cosecha por ataques de ratas, pájaros o gorgojos.

Para sembrar una hectárea en forma manual se utilizan aproximadamente (18 a 22 kg/ha de semilla); mientras que en forma mecánica se emplean (15 a 22 kg/ha), dependiendo del tamaño de la semilla y la buena calibración de la sembradora a utilizar.

El desarrollo del cultivo se afecta con la profundidad de siembra, especialmente durante la emergencia de las plántulas. En clima cálido, en un suelo con abundante humedad emergen primero los granos depositados de 2 a 4 cm de profundidad; La demora en la emergencia aumenta con la profundidad de siembra. En clima medio, las siembras se deben realizar entre los 4 y 8 cm de profundidad, dependiendo de la humedad del suelo; es decir, a menor humedad, mayor profundidad de siembra. La semilla depositada muy superficialmente (2 a 4 cm) corre el riesgo de ser desenterrada por el golpe de las gotas de lluvia, arrastrada con la escorrentía, comida por aves o secada por el sol.

Se recomienda aplicar productos químicos y/o biológicos, (insecticidas + fungicidas) selectivo en tratamiento de semilla antes de la siembra para proteger a la semilla desde la siembra y  hasta 10 a15 días posteriores. Esta práctica favorece a disminuir la pérdida de plantas, garantizando una uniformidad en la población de planta a la cosecha.

Se debe usar semilla certificada cada vez que se siembra, variedades mejoradas y/o híbridos recomendados, para las diferentes zonas.
El CIAT, recomienda las siguientes variedades mejoradas de polinización libre.
Variedad Chiriguano-36. De ciclo vegetativo intermedio, se cosecha entre 120 a 150 días, dependiendo de la zona, grano color amarillo naranja textura semidentado. Rendimiento promedio en siembra comerciales 70 a 80 quintales/hectáreas.
Variedad Guapurú-9536, De ciclo vegetativo intermedio a tardío, se cosecha entre 130 a 160 días, dependiendo de la zona, grano color amarillo intenso, textura semidentado. Rendimiento promedio en siembra comerciales 70 a 80 quintales/hectáreas.
Variedad Chane-31 (QPM) Alta Calidad Proteínica. De ciclo vegetativo precoz a intermedio, se cosecha entre 115 a 145 días, dependiendo de la zona, grano color amarillo rojizo, textura semicristalino. Rendimiento promedio en siembra comerciales 70 a 80 quintales/hectáreas.

  • Utilizar semilla de buena calidad y pureza genética (certificada).
  • Porcentaje de germinación de la semilla mayor de 80%.
  • Para prevenir el ataque de plagas del suelo es recomendable hacer tratamiento de semilla con productos específicos para este fin.

Una adecuada preparación del terreno ayuda a mantener y mejorar el mismo, controlar malezas y algunas plagas y enfermedades, permite una buena germinación de la semilla, garantizando una población adecuada y uniforme.

Se debe considerar el ciclo de cultivo de la variedad o híbrido de maíz duro, con ello determinar las fechas aproximadas de siembra para realizar la preparación del suelo con la debida anticipación.

Las condiciones climáticas óptimas bajo las cuales puede manejarse el cultivo de maíz, para el éxito de la producción, son los siguientes factores:

Precipitación: 450 a 700 mm/ciclo de cultivo (Dependiendo de la zona)
Temperatura: 18 °C a 30 °C
Humedad relativa: 65 a 85%
Altitud: 0 – 3.800 msnm.
Viento: moderado

Proyecto Maíz 2021