En la estación Experimental Agrícola de Cañada Larga se realizó la segunda evaluación de tuna forrajera. Es un trabajo que el CIAT viene llevando a cabo desde el pasado año, el cual se lo realiza en alianza con la universidad Juan Misael Saracho de Tarija.

Según explicó Juan Carlos Mejía, Responsable de Investigación Regional del CIAT, se está trabajando con este cultivo con el objetivo de tener una alternativa en términos de alimentación ganadera, principalmente en condiciones de sequía drástica.

Dijo que en esta actividad se están validando 8 materiales genéticos y evaluando su adaptación, rendimiento y rebrote. “Ya existen resultados promisorios y muy alentadores, el propósito es identificar los mejores materiales, a partir de esta evaluación se hará la difusión en otras oficinas regionales”, explicó Mejía.

Informó también que este jardín de variedades será ampliado con otros materiales provenientes de zonas secas del Brasil y del norte de Paraguay.

“La idea es tener un banco que sea representativo con materiales con buen rendimiento, para poder recomendar a los productores, sobre todo para zonas que hay deficiencia de alimentos”, finalizó.